La semana pasada encontramos nuestros primeros rorcuales comunes de la temporada. Los rorcuales comunes, también llamados ballenas de aleta, son la segunda ballena más grande del mundo y alcanzan una longitud de 26 metros o la longitud de dos autobuses escolares aparcados uno al lado del otro. Al igual que otras ballenas barbadas, las hembras crecen más que los machos. Los rorcuales comunes pueden identificarse en el campo por su prominente aleta dorsal falcada (con la espalda curvada) y su notable coloración asimétrica. El lado izquierdo de la mandíbula del rorcual común es gris oscuro, mientras que el derecho es blanco brillante. Esta coloración contrastada puede ser una adaptación que asusta a las presas, como los pequeños peces de cardumen, para que se agrupen mientras la ballena caza, lo que facilita que la ballena recoja la presa en su boca cuando se alimenta por filtración. Aunque estos son los primeros rorcuales comunes que vemos este año, es más común verlos en verano y a principios de otoño durante nuestra temporada de observación de ballenas azules, cuando el krill y otras presas pueden ser abundantes en nuestra costa.

Dejar una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.