Al crecer entre España e Italia, Enrique Rossi Fernández tuvo un lugar que siempre sintió como su hogar: la cocina de su abuela.

En realidad, que sean las cocinas de sus dos abuelas.

"Desde pequeña, siempre he estado con ellos en la cocina", afirma la guía de Devour Barcelona y foodie de toda la vida. "Todos los demás primos y familiares estaban en la piscina en verano, y yo estaba en la cocina con mi abuela. Era lo que me gustaba".

Para Enrique, la cocina siempre ha sido una forma de mantenerse ocupado: "Necesito estar haciendo algo. No puedo estar sin hacer nada, y la cocina ha sido algo que siempre me ha funcionado", pero va más allá.

"En España e Italia, la comida no es sólo algo para comer: la comida es una especie de religión. Y para mí, cocinar es una especie de meditación".

Nacido de padre italiano y madre española, Enrique creció entre ambos países e incluso disfrutó de una temporada en el Reino Unido como estudiante. Al volver a Barcelona de adulto, se dio cuenta de que había una gran oportunidad para compartir una de sus pasiones de toda la vida con los visitantes de la ciudad. Y eso se tradujo en la creación de sus propias clases de cocina.

Algunas de nuestras clases de cocina favoritas en España están dirigidas por nuestros propios guías.

Volver a lo básico de Barcelona

Enrique siempre ha sido aficionado a tomar clases de cocina cada vez que viaja a un nuevo lugar. Para él, es la forma más fácil de conocer la cultura de un lugar en poco tiempo. Pero cuando comenzó su investigación inicial sobre las clases de cocina disponibles en Barcelona en ese momento, algo no le pareció bien.

En primer lugar, notó una falta de autenticidad. Y con ello se produjo un alejamiento de los ingredientes y productos tradicionales que durante mucho tiempo han distinguido a Barcelona.

"Descubrí que hoy en día, aquí en Barcelona, se come más carne que pescado, aunque seamos una ciudad de mar. Y todo tiene que ver con el hecho de que el pescado solía ser el alimento de los pobres. Los ricos podían permitirse la carne", explicó.

"En cuanto la situación cambió en los años 70 con el fin de la dictadura, la gente pudo conseguir carne. Esto era algo que era casi imposible casi cinco años antes. Así que empezaron a comer mucha más carne que pescado. Creo que estamos perdiendo esa conexión con el pescado y el marisco, y es una pena porque es el mejor producto que tenemos aquí."

No es de extrañar, pues, que el plato estrella de la Clase de Cocina de Enrique sea un tradicional arròs caldós catalán, elaborado con un caldo de pescado casero. "Con un buen caldo de pescado, tendrás un buen arroz", dice Enrique.

Arròs caldós (arroz caldoso catalán)
Elaborado con ingredientes frescos que capturan la esencia del mar, el arròs caldós es Barcelona en un plato. Foto: Enrique's Cooking Class

Lo describe como una especie de paella catalana, elaborada con ingredientes muy similares al plato de arroz más omnipresente de España, con alguna variación en la preparación.

Ese humilde arròs caldós es la razón por la que Enrique hace lo que hace.

"El sabor es abrumador. Me hace feliz solo de pensarlo, y quiero trasladar esa felicidad a otras personas".

Un toque local

Enrique dice que una de las experiencias más gratificantes que ha tenido al impartir clases de cocina es ver cómo la gente sale de su zona de confort y hace cosas que les suponen un reto.

"Aquí, en mis clases, la gente lo hace todo. Les enseño cómo cortar algo, por ejemplo, y luego hacen su plato. Preparan el plato, lo emplatan, lo decoran y luego se lo comen. La gente queda impresionada por lo que puede hacer, y por el hecho de que al final es fácil".

Pero para llegar a ese punto, es importante empezar con materias primas de alta calidad. Según Enrique, un buen producto no necesita mucha preparación ni condimentación, ya que brilla por sí solo.

Enrique imparte una de las mejores clases de cocina de España
Los invitados de Enrique aprenden que cuando se empieza con ingredientes de gran calidad, todo lo demás se pone en su sitio. Foto: Enrique's Cooking Class

Como se puede imaginar, no hay mejor lugar para encontrar estos ingredientes que el mercado local, una parada habitual para Enrique.

"Todas las verduras son de aquí, y suelen ser de temporada; es muy de la granja a la mesa. Y el pescado que utilizo procede de la subasta de pescado de la Barceloneta", explica.

Enrique compra el pescado para sus clases a los vendedores del mercado. Pero uno de sus sueños es poder ir a la subasta de pescado y comprarlo directamente de la fuente.

"Puedes ir a visitar la subasta de pescado, pero necesitas tener un restaurante o algo así para poder comprar [los productos]", explicó. "Es algo que llevo intentando hacer desde hace tres o cuatro años, pero es difícil".

Donde se juntan una pasión y una afición

Pero el amor de Enrique por el mar no termina ahí. Cuando no está dando clases de cocina o guiando a grupos en los tours de Devour Barcelona, se le suele encontrar en su barco, pescando en las tranquilas aguas del Mediterráneo.

Mejor dicho, dondequiera que esté en el mundo en ese momento.

"Cuando viajo, soy el tipo con la caña de pescar y todas sus cosas de pesca. Me paran en todos los aeropuertos porque no entienden lo que llevo en el equipaje", explica entre risas.

Marisco en una tabla de cortar
Para Enrique, el marisco de increíble calidad es imprescindible: es la base de muchos platos fantásticos en Barcelona. Foto: Enrique's Cooking Class

La pesca empezó como un hobby para Enrique. De niño, iba con su padre, que procede de la ciudad costera de La Spezia, cerca de la famosa región italiana de Cinque Terre.

Aunque normalmente no puede utilizar el botín de sus viajes de pesca en las clases de cocina debido a lo imprevisible que resulta, Enrique siempre es más feliz cuando está cerca del mar, o en la cocina. Por suerte, nunca están tan lejos.

"Siempre he vivido muy cerca del mar. Incluso ahora, mi casa está a cinco minutos de él", dice. Es parte de la razón por la que, en sus clases, Enrique se centra en el marisco por encima de todo.

"Quiero volver a la comida adecuada que era de aquí, de esta región", dijo. "Para mí, es mucho mejor que lo que hacemos hoy en día en la mayoría de los restaurantes".

Clase de cocina con Enrique en Barcelona, España
¡No hay nada mejor que aprender los secretos de la auténtica cocina catalana con un local! Crédito de la foto: Enrique's Cooking Class

En la cocina con Arantxa en Madrid

Los viajeros curiosos que se dirijan a Madrid tienen una opción igualmente excelente en la capital de España: la chef Arantxa Lamas. Al igual que Enrique, es una de nuestras guías aquí en Devour Tours, y también da clases de cocina en su propia casa.

Durante su infancia, el trabajo del padre de Arantxa como gerente de varios paradores (hoteles construidos en edificios históricos) llevó a la familia por todo el país. Aunque Arantxa ha vivido en varias ciudades y pueblos de España, sus lealtades alimentarias están en las raíces de su familia.

"Mi madre es del País Vasco y mi padre nació en Madrid de madre vasca. Todas las raíces de mi familia están en el País Vasco, así que, por supuesto, creo que tienen la mejor comida", dice riendo.

Después de vivir unos años en Ecuador, Arantxa volvió a España y aceptó un trabajo en Gibraltar. El viaje de 12 horas en coche desde Madrid ("todavía no había una autopista a Andalucía", explica) le abrió los ojos a lo profundo que es el amor por la comida tradicional en la mayoría de las regiones de España.

Clase de cocina de Arantxa en Madrid, España
Habiendo vivido en todo el país, Arantxa es una experta en comida española y le encanta compartir sus conocimientos con los viajeros curiosos en clase. Foto: Chef Arantxa Lamas

"La gente ha estado bastante aislada en sus propias regiones hasta hace poco, así que estaban muy metidos en su propia comida, sus propias tradiciones, sus propias recetas y sus propios ingredientes", dijo. "No sabían nada de las demás regiones de España".

Pero, poco a poco, todo eso está cambiando. Y está echando raíces en la ciudad natal de Arantxa, Madrid.

Crear una nueva oportunidad

Tras encontrarse con un despido en plena crisis económica española, Arantxa decidió seguir una de sus pasiones de toda la vida: la cocina.

"Siempre había querido saber cómo cocinar bien, porque llevaba toda la vida cocinando", dice. "Así que decidí ir a una escuela de cocina con el dinero de mi indemnización".

Arantxa se graduó en la prestigiosa academia de cocina Le Cordon Bleu. Trabajó en un puñado de puestos relacionados con la comida antes de lanzar sus propias clases de cocina.

Sus comensales eligen los platos que quieren cocinar de un menú curado que representa lo mejor de España. Ofrece todo tipo de platos, desde los favoritos de su país, como el cocido madrileño y las gambas al ajillo, hasta los clásicos andaluces, como el gazpacho y el salmorejo, y los increíbles platos vascos de marisco. Y gracias a que ha vivido y viajado por todos los rincones de España, puede conseguirlo.

Plato de marisco en la clase de cocina de Arantxa
Las clases personalizadas de Arantxa ofrecen desde los clásicos populares hasta nuevos platos de los que muchos viajeros aún no han oído hablar. Foto: Chef Arantxa Lamas

Para Arantxa, las clases más gratificantes son las que se imparten con alumnos que quieren implicarse y probar algo nuevo.

"Me encanta cuando la gente quiere aprender a hacer cosas más allá de la comida española que ya conocen. Quizá quieran aprender a hacer una empanada gallega de bacalao y pasas, croquetas o pimientos de piquillorellenos . Esgenial ver a la gente interesada en hacer algo diferente".

Lo mejor de España, con un toque local

El variado menú de la escuela de cocina de Arantxa refleja no sólo su educación en varias ciudades y pueblos de España, sino también la rica variedad culinaria de Madrid.

"Lo bueno de Madrid es que puedes encontrar comida de todas partes", dijo. "Si quieres comida gallega, andaluza o valenciana, puedes encontrarla en Madrid".

Pero a pesar de este aspecto más cosmopolita, Madrid conserva su propio carácter único en muchas zonas, concretamente en el territorio de Arantxa, Carabanchel. Es este encanto local el que da a las clases de Arantxa ese toque especial que no se puede encontrar en algunas de las zonas más céntricas y turísticas.

"Tengo un pequeño mercado a la vuelta de la esquina, a media manzana de mi casa. Así que llevo a mis invitados allí, donde todos me conocen. Charlamos con los vendedores, les explico todo sobre el barrio y el mercado, y luego volvemos a casa y empezamos la clase."

Arantxa se enorgullece de que sus clases permitan a los clientes ver una cara diferente de Madrid.

Clase de cocina de Arantxa en España
Cocinar en casa con una lugareña como Arantxa proporciona una experiencia madrileña que pocos visitantes consiguen. Foto: Chef Arantxa Lamas

"Es una oportunidad para que vengan a ver un barrio diferente que no es el centro turístico de la ciudad", dijo. "Cuando sólo te quedas en el centro, tiendes a pensar que todos estos lugares nuevos -cafeterías como Starbucks- son donde vamos losmadrileños. Yo no he ido a Starbucks en mi vida", se ríe.

Carabanchel se siente como un mundo completamente nuevo -en el mejor sentido posible- comparado con el Madrid que la mayoría de la gente conoce. Y todo ello a menos de 40 minutos de distancia.

La terraza exterior de Arantxa en Madrid
La casa de Arantxa nos da una gran envidia de terraza: ¡es el lugar perfecto para disfrutar de una comida al aire libre cuando hace buen tiempo! Foto: Chef Arantxa Lamas

Apoyo a los empresarios locales

La próxima vez que estés en Barcelona o Madrid, apúntate a una clase de cocina con Enrique o Arantxa, respectivamente. Es la oportunidad perfecta para conocer mejor la cultura gastronómica de la ciudad. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que con un gastrónomo local que conoce la cocina como la palma de su mano?