En las últimas dos semanas, hemos visto más y más ballenas grises viajando hacia el norte a lo largo de la costa de San Diego. Los juveniles y las hembras adultas (sin crías), así como los machos adultos, están migrando entre 5.000 y 6.000 millas hacia las productivas zonas de alimentación en aguas subárticas y árticas. Las hembras con crías permanecen en las lagunas de parto de Baja California (México) hasta marzo o abril para que sus crías adquieran la fuerza suficiente para el largo viaje hacia el norte.

Las ballenas grises ayunan sobre todo durante la migración y mientras están en las zonas de cría del sur. Una vez que llegan a las zonas de alimentación, las ballenas se alimentan por filtración principalmente de anfípodos bentónicos (crustáceos parecidos a las gambas) que se encuentran en hábitats poco profundos, con fondo de arena y barro, del fondo marino. Cuando se alimenta, la ballena gris se pone de lado (la mayoría son "diestras") y succiona grandes bocados de las capas superiores de sedimento que contienen los anfípodos. A continuación, la ballena cierra la boca y saca el barro y el agua a través de las barbas del lado opuesto, y luego lame la comida con la lengua. Las ballenas se alimentan desde finales de la primavera hasta el otoño para aumentar sus capas de grasa en preparación para la migración hacia el sur a finales del otoño.

Dejar una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.