En Hornblower, hay dos cualidades que admiramos: la pasión y la determinación. Estos rasgos se ejemplifican en nuestra directora de ventas de eventos de Marina del Rey, Hillary Wolford.

Fue ver la palabra "cruceros" en el anuncio de empleo lo que despertó el interés de Hillary Wolford por trabajar en Hornblower Cruises & Events. De hecho, estaba tan decidida a trabajar en la empresa que solicitó todos los puestos vacantes en la oficina de San Francisco.

Nacida y criada en Capon Bridge, Virginia Occidental, un pueblo con un solo semáforo, Hillary siempre supo que estaba destinada a vivir en California, a pesar de no haber visitado nunca el Estado Dorado.

"Todavía recuerdo el día en que Samantha Dickerson, de Hornblower, me llamó y me dijo: "Veo que has solicitado, bueno, todo lo que tenemos, pero creo que serías genial como nuestra directora de ventas de grupos en San Francisco".

Hillary aprovechó la oportunidad de ir al oeste. "Mi madre me enseñó desde muy joven que si querías tener o hacer algo, tenías que trabajar para conseguirlo. Conseguí mi primer empleo a los catorce años trabajando en la caja registradora de un restaurante de mi ciudad hasta que fue legal que trabajara en un empleo de verdad. Desde que tengo uso de razón, siempre he tenido un trabajo".

Hillary comenzó en Hornblower como directora de ventas de grupos y, en los dos años y medio siguientes, consiguió un ascenso a directora de ventas de grupos senior, responsable de la venta de grupos de 20 o más personas y de bodas íntimas en los cruceros públicos.

¿Quiénes fueron sus mentores cuando llegó a Hornblower? "La primera y más importante es Samantha Dickerson. No puedo agradecerle lo suficiente que se arriesgara con una chica de Virginia Occidental. Si no fuera por ella, quizá nunca hubiera llegado a California y le atribuyo gran parte de mi éxito. Desde el momento en que subí al ferry en San Francisco, me tomó bajo su ala y me enseñó todo lo que sé".

La directora general de Hornblower, Jill Benson, también fue una inspiración. "Poder trabajar al lado de alguien que empezó como pinche en uno de los barcos y ha ascendido hasta ser Directora General y ahora es una de las Vicepresidentas de la compañía es más que inspirador. Es realmente una de las personas más impresionantes que he conocido".

Aunque le encantaba San Francisco, el sueño de Hillary era vivir y trabajar en Los Ángeles, así que cuando se enteró de una vacante para un puesto similar en el puerto de Hornblower en Marina del Rey, no dejó pasar la oportunidad.

Fue Amber Cross, directora asociada de ventas en el área de Los Ángeles y el condado de Orange, quien ayudó a Hillary a dar el salto a Los Ángeles. "Desde el momento en que nos conocimos y se convirtió en mi supervisora, me proporcionó más conocimientos y orientación de los que podría pedir".

Para Hillary, lo más difícil de dejar San Francisco fue dejar a su familia de trabajo en el ferry Santa Rosa, la sede corporativa de Hornblower atracada en el muelle 3. Por suerte, su nueva familia Hornblower ha sido igual de acogedora en Fisherman's Village, en Marina del Rey. Una de las cosas que Hillary trajo a SoCal desde NorCal fue su amado cachorro de mezcla de teckel y chihuahua, Luna, que también se ha adaptado muy bien al clima más cálido.

Hillary vive ahora su sueño de la infancia en Los Ángeles, disfrutando cada minuto y continuando con la promoción de la marca Hornblower. Aunque tenga que disfrazarse de Conejo de Pascua.

Dejar una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.