Alcatraz Cruises lanza su tercera promoción anual de entradas "Compre uno, llévese otro gratis" (BOGO). Aunque los tours de Alcatraz Cruises suelen agotarse durante el año, es prioritario educar a la comunidad sobre la sólida historia de la isla. Por ello, Alcatraz Cruises quiere animar a los residentes locales a experimentar los activos que hacen de la isla de Alcatraz uno de los parques nacionales más visitados del país. Ofrecida sólo a los residentes del Área de la Bahía*, esta promoción especial de billetes "Compre uno, llévese otro gratis" está disponible sólo en las siguientes fechas:

7-8, 14-15, 21-22, 28-29 de enero

4-5, 11-12, 18-19, 25-26 de febrero

*Sólo pueden optar los residentes de los siguientes condados: Alameda; Contra Costa; Marin; Napa; San Francisco; San Mateo; Santa Clara; Solano; y Sonoma.

Para más información, visite https://www.alcatrazcruises.com/bogo/. Para reservar esta oferta especial, los residentes del Área de la Bahía pueden llamar al 415-981-7625 o comprar las entradas en la taquilla situada en el Muelle 33 de Alcatraz Landing.

Términos y condiciones:

  • Sólo disponible para el Tour de un día en las fechas indicadas.
  • Los visitantes deben recoger las entradas directamente en la taquilla el día de su visita presentando un documento de identidad con fotografía y un número de confirmación (no hay entradas electrónicas disponibles).
  • Se requerirá la verificación del código postal de cualquiera de los nueve condados del Área de la Bahía durante el registro.
  • El billete gratuito es para la compra de un billete de igual o menor valor. 

Historia de Alcatraz

"A pesar de lo que te digan, creo que sienten un poco de nostalgia. Creo que van a echar de menos este lugar". - El director de Alcatraz, Fred T. Williamson, cuando los últimos reclusos fueron expulsados en 1963

Pocas islas del mundo pueden presumir de un entorno natural tan glorioso -y de un pasado humano tan sombrío- como Alcatraz. Visitada por los nativos americanos hace ya 10.000 años, esta isla estéril permaneció deshabitada hasta la llegada de los europeos. Los colonos españoles y mexicanos de principios del siglo XIX llamaron a la isla cubierta de guano "Isla de los Alcatraces". 

Poco después de que la isla fuera adquirida a México en 1848, el ejército estadounidense construyó lo que se convertiría en el mayor fuerte de defensa al oeste del río Misisipi durante la Guerra Civil (1861-1865). Alcatraz también se convirtió en un faro para los barcos que entraban en las traicioneras aguas del Golden Gate después de que su faro, el primero de la costa oeste, entrara en servicio en 1854, 

Isla de Alcatraz

Alcatraz comenzó su larga era como un temido lugar de confinamiento cuando los soldados-convictos fueron encarcelados por primera vez en el fuerte en 1860. En las décadas siguientes, la isla dejó de ser un fuerte de defensa para convertirse en una prisión militar, y los convictos del ejército construyeron la mayoría de las estructuras que aún se conservan en Alcatraz. 

Alcatraz renació como Penitenciaría Federal civil en 1934, llegando a ser conocida en la prensa como "La Roca" y "La Isla del Diablo de América". Los directores de Atlanta, Leavenworth y otras prisiones federales seleccionaron a sus convictos más revoltosos para trasladarlos allí, entre ellos Al Capone y "Machine Gun" Kelly. No menos duros y cuidadosamente seleccionados eran los funcionarios de prisiones, uno por cada tres presos, que estaban entrenados para usar su ingenio además de su fuerza cuando estallaban los problemas. 

Isla de Alcatraz

Alcatraz era la prisión más a prueba de fugas del país. Incluso si un preso conseguía superar las esclusas por control remoto, las torres de vigilancia y el alambre de espino, tenía que luchar contra las mareas y las aguas heladas para llegar a la orilla. Sin embargo, la fuga era lo más importante para muchos reclusos. "Alcatraz se está convirtiendo en una prisión de locos y de hombres medio locos", escribió en 1938 Al "The Bug" Loomis, un atracador de bancos que estuvo encarcelado allí. "La esperanza que nos sostiene es la fuga".

A lo largo de los años, los fugados fabricaron unas rudimentarias alas acuáticas y aletas de madera e intentaron nadar, pero se ahogaron o fueron atrapados mientras nadaban. En 1962, el convicto John Paul Scott se convirtió en el primer y único fugado de la penitenciaría que llegó a la costa de San Francisco. Lo descubrieron inconsciente en las rocas de Fort Point, morado y temblando sólo con los calcetines puestos. Demasiado débil para continuar, acabó volviendo al punto de partida.

Celda de la isla de Alcatraz en Broadway

Ese mismo año, el fiscal general Robert F. Kennedy anunció el cierre de la prisión. Alcatraz fue entregada a la Administración de Servicios Generales como propiedad excedente y la mayoría de los reclusos fueron trasladados a un nuevo centro en Marion, Illinois. En los años siguientes se presentaron cientos de propuestas de nuevos usos para la isla, como una versión de la Costa Oeste de la Estatua de la Libertad, un casino y un museo espacial.

En 1969, un grupo de 300 nativos americanos inició una ocupación de 19 meses en Alcatraz, reclamando derechos sobre la isla en virtud de un antiguo tratado Sioux que otorga a los nativos americanos el derecho a ocupar tierras federales no utilizadas. Aunque la ocupación puso en el punto de mira de los medios de comunicación los problemas de los nativos americanos, el número de activistas fue disminuyendo y los alguaciles federales expulsaron a los últimos de la isla en junio de 1971. Cada noviembre, nativos americanos de muchas tribus regresan a Alcatraz para celebrar una ceremonia al amanecer en conmemoración de la ocupación. 

En 1972, Alcatraz pasó a formar parte de la recién designada Área Recreativa del Golden Gate, una unidad del Servicio de Parques Nacionales. Al año siguiente se iniciaron las visitas a Alcatraz, que ahora atraen a unos 1,7 millones de visitantes al año a un lugar que tantos hombres soñaron con no volver a ver.